Volvemos a las “andadas” en el proceso de ascenso a Comisario Principal

Hace unos días se publicó la lista de aprobados en el proceso selectivo de ascenso a la Categoría de Comisario Principal, en la modalidad de antigüedad selectiva; desde aquí volvemos a repetir nuestra más sincera felicitación a todos los que habéis conseguido pasar dicha selección. También se ha publicado el listado de quienes han superado las primeras pruebas por la modalidad de concurso-oposición.

Pero no podemos sino volver a reiterar que estamos en contra de que no se cubran la totalidad de plazas convocadas por Antigüedad Selectiva y se pasen esas plazas a la modalidad de concurso-oposición. Es difícil de entender que entre los convocados no haya candidatos idóneos suficientes como para agotar el número de plazas convocadas por esa modalidad. Ya resulta complejo comprender que se tenga que llegar hasta el último de los aspirantes para cubrir las plazas. De la misma manera creemos que es inexplicable que en esta última modalidad solamente hayan superado el primer ejercicio el mismo número aspirantes que el de plazas convocadas, es decir, a la lectura del supuesto práctico solamente han llegado el mismo número de candidatos que de plazas disponibles.

El año pasado se nos prometió por parte de los rectores de la Dirección General que estarían vigilantes para que el proceso de ascenso se efectuara con transparencia y eliminando ciertas prácticas que provocan no pocas suspicacias. No han tardado más que unos meses, ni siquiera un año, en incumplir su promesa.

Desde esta tribuna volvemos a pedir que se implante de una vez por todas una verdadera ANTIGÜEDAD SELECTIVA y mientras tanto que se respete a los compañeros que se presentan por la modalidad de Antigüedad y que se cubran todas las plazas que se convocan.

Si queremos seguir siendo la mejor institución de este este país, no podemos consentir que se produzcan actuaciones que pongan en duda que el proceso sea justo, sin discriminaciones ni arbitrariedades lo que, además de perjudicar a personas individuales, también perjudica a la Policía como colectividad, por su alto grado de desmotivación.

Madrid, 21 de febrero de 2018

El Comité Ejecutivo Nacional

Ver en PDF