El Sindicato Profesional de Policía exige que se dote a los Policías Nacionales de medios intermedios de defensa policial

La Policía Nacional detiene a un individuo que amenazaba con un cuchillo de grandes dimensiones en la frontera de Melilla.

  • Envía su más sincera felicitación a los policías que con su intervención evitaron “males mayores”.
  • Se exige desde este Sindicato que los responsables políticos y policiales adopten las medidas necesarias para mejorar la seguridad de los Policías, adquiriendo medios intermedios de defensa no lesivos.

  • El SPP muestra su repulsa ante la manifestaciones de la periodista de la televisión La Sexta que califica la actuación de “desproporcionada”.

Madrid, 26-07-17. El Sindicato Profesional de Policía (SPP), mayoritario en las Escalas de Mando de la Policía Nacional, defiende la actuación de este martes en Melilla, donde un Policía Nacional utilizó un bolardo de plástico para arrojarlo a la cabeza de un agresor que portaba un cuchillo de grandes dimensiones antes de ser detenido. Todos tenemos en la memoria el último atentado terrorista en Londres donde tres terroristas armados con cuchillos acabaron con la vida de ocho ciudadanos, uno de ellos el español Ignacio Echeverría, e hirieron a decenas de ellos. En esta ocasión, gracias a la brillante actuación policial, no tenemos que lamentar pérdidas de vida ni males mayores.

Desde el Sindicato se quiere hacer llegar a los compañeros intervinientes las más sinceras felicitaciones por una intervención limpia y llena de iniciativa, para paliar la alarmante falta de medios de dotación intermedios de defensa no lesivos. Es lamentable tener que recurrir a un bolardo de regulación del tráfico para reducir a un agresor por la inexistencia de, por ejemplo, una pistola tipo taser.

Con la finalidad de evitar en el futuro este tipo de intervenciones policiales poco ortodoxas y permitir que los policías puedan actuar con la debida proporcionalidad, como así les exige la ley, los responsables del SPP reclaman, una vez más, que se incluyan como dotación armas incapacitantes no letales que puedan ser empleadas de modo racional y apropiado, con miras a restringir y contrarrestar los comportamientos violentos que puedan causar lesiones o muertes y que garanticen actuaciones policiales proporcionales, oportunas y congruentes.

Por otra parte, queremos mostrar nuestra más absoluta repulsa a manifestaciones como la de la periodista de la televisión La Sexta que ha calificado la actuación de “desproporcionada, no habiendo situación de riesgo inminente de muerte para ninguno de los policías”. No queremos pensar que habría pasado si esos mismos policías hubieran utilizado el arma de fuego reglamentaria para reducir al agresor: juicios mediáticos, procedimientos judiciales, apertura del consecuente expediente disciplinario… Es la inseguridad jurídica a la que está sometido un policía que prefiere utilizar cualquier elemento que encuentre a su alcance antes que hacer uso del arma de fuego por miedo a las posibles consecuencias.  

En el Sindicato Profesional de Policía somos sumamente respetuosos con la opiniones periodísticas, de igual manera pedimos el mismo respeto hacia nuestras intervenciones. Piensen que nosotros tenemos que decidir en milésimas de segundo intervenciones que ustedes analizan hasta la saciedad en televisión, radio, etc. Calificar de “desproporcionada” una intervención como la de ayer, contra un individuo armado con un cuchillo de grandes dimensiones, cuando además todos tenemos en la memoria los recientes atentados cometidos en las islas británicas, nos parece cuanto menos temerario y por supuesto del todo irrespetuoso ante a la labor de unos policías que en ese momento se estaban jugando la vida en defensa de los derechos de todos los ciudadanos.

Por ello, el Sindicato Profesional de Policía, que ya ha efectuado varias reclamaciones en este sentido exige, una vez más, que se adopten las medidas oportunas para que se ponga en marcha la adquisición de pistolas taser o eléctricas, defensas extensibles y espráis de defensa policial como medios de apoyo, y para que se dote a los policías de la formación necesaria para gestionar con seguridad episodios como el acaecido ayer en Melilla.

 

Ver en PDF

Compartir