Nuevo ataque competencial a la Policía Nacional desde la Secretaría de Estado de Seguridad

Mediante una Instrucción se resta operatividad al servicio policial que funciona excelentemente en la investigación y resolución de secuestros de españoles en el extranjero.

En la Orden General del pasado lunes, 6 de junio, se publicó la Instrucción Nº 5/2018, de la Secretaría de Estado de Seguridad, por la que se establece el criterio de asignación, entre las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, de los casos de secuestros de españoles perpetrados en el extranjero. Supuestamente la intención de dicha norma es solventar los problemas de coordinación entre las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que pudieran surgir ante situaciones de ilícitos cometidos en el extranjero contra bienes jurídicos como la seguridad y la libertad de españoles.

Desde hace más de diez años la Policía Nacional viene resolviendo con enorme eficacia este tipo de hechos ilícitos y ello gracias a la profesionalidad y dedicación de unos funcionarios que han sido pioneros en esta actividad policial que, además de la satisfacción por la resolución que supone para los ciudadanos afectados, ha conllevado un enorme eco en los medios de comunicación. Y es precisamente esto último lo que llamó la atención de los responsables de determinadas unidades de la Guardia Civil, siendo constantes en los últimos años los intentos de apropiarse de servicios policiales de este tipo por parte de dichas unidades.

Con la excusa de conseguir una mejor dirección, coordinación y supervisión de la actividad policial en esta materia, se ha redactado la antes mencionada Instrucción desde la Secretaría de Estado de Seguridad. Y en la línea seguida en los últimos años, el resultado es una nueva detracción de competencias en detrimento de la Policía Nacional con respecto a la Guardia Civil. De nuevo, por la vía de los hechos, se ha llegado a un reparto de lo que era una actuación exclusiva de Policía Nacional.

Desde el SPP en los últimos años no nos hemos cansado de denunciar situaciones similares a ésta. Y no se trata de una cuestión de celos. Se trata de una cuestión de tratar de frenar ataques constantes a la profesionalidad de los policías que desarrollan su trabajo de una manera muy eficaz, adaptándose a los nuevos tiempos, adelantándose a las nuevas modalidades delictivas con soluciones prácticas efectivas. Incluso en el marco de la resolución de secuestros de españoles en el exterior se ha creado un Equipo de Intervención en el Exterior que acumula una importante experiencia.  Esos mismos policías son los que ahora ven cómo se les resta operatividad y capacidad de actuación, lo que sin duda conlleva una merma en la eficacia de la respuesta que se debe dar ante ilícitos tan graves. Los responsables de las consecuencias de todo esto hay que buscarlos en la Secretaría de Estado de Seguridad, aunque también deberíamos reflexionar si desde la propia Dirección General de la Policía se están haciendo las cosas correctamente.

En el momento actual está claro que se producirá un cambio de rumbo en la SES. No por ello debemos dejar de denunciar, desde el Sindicato de Mandos de la Policía Nacional, una situación que merma la motivación y la capacidad operativa de los policías, lo que repercute directamente en sus condiciones de prestación del trabajo.

Y al mismo tiempo, en la medida de nuestras capacidades, trataremos de que los nuevos responsables de la SES tomen conciencia del grave problema de intrusismo competencial que venimos sufriendo en los últimos años, y del que la Instrucción publicada es el último episodio, para que se corrija lo que se ha hecho mal y no se vuelva a producir en el futuro. Pero no basta con la acción sindical. Apelamos por ello a los responsables policiales a trabajar con celo en defensa de los intereses de nuestro Cuerpo, lo que sin duda será garantía de futuro y de éxito.

Madrid, 11 de junio de 2018

El Comité Ejecutivo Nacional

Ver en PDF

(Visited 4 times, 1 visits today)