Los sindicatos policiales representativos en unidad de acción apoyan sin fisuras la profesional actuación de las unidades actuantes en los disturbios de Lavapiés.

La muerte de un ciudadano senegalés al que estaban asistiendo dos Policías Municipales, y posteriormente compañeros de la Policía Nacional, excusa para los antisistema para provocar graves disturbios.

La desgraciada muerte de un ciudadano Senegalés, que estaba siendo asistido en primera instancia por una patrulla de Policía Municipal de Madrid a la que había requerido un amigo del fallecido, fue la chispa que provocó los disturbios con los que tuvieron que lidiar anoche nuestros compañeros de la U.I.P. de Madrid.

Al parecer, el óbito de Mamé Mbaye se produjo tras sufrir el mismo un ataque epiléptico y entrar en parada cardiorrespiratoria. Los funcionarios de Policía Municipal requeridos iniciaron las maniobras de reanimación cardio-pulmonar hasta la llegada de los facultativos del SAMUR que nada pudieron hacer por salvarle la vida.

Este luctuoso incidente, que al parecer nada tenía que ver con la persecución de unos manteros desde la Puerta del Sol (que provocaron heridas en su alocada huida a una mujer), hizo que, como consecuencia de una irresponsable e interesada campaña en redes sociales, los antisistemas de siempre se dieran cita en Lavapiés para iniciar una dura algarada en la que quemaron contenedores, atacaron con piedras al furgón funerario y a los agentes policiales, levantaron barricadas, destrozaron vehículos policiales y particulares y asaltaron sucursales bancarias para, aprovechando el caos, proceder a la rapiña a la que los buitres están acostumbrados, llevándose hasta un televisor de una sucursal de Caixabank.

Como no puede ser de otra forma, nuestros compañeros, tanto los indicativos Focus (GOR de la CD Centro) y los miembros de la UPR y de las Unidades de Intervención Policial cumplieron con la misión de afrontar estos disturbios con la profesionalidad que les caracteriza, basada en los principios de congruencia, oportunidad y proporcionalidad, y en defensa de la seguridad ciudadana, logrando atajar los ataques de los radicales sobre la 01,30 hora de la mañana.

Felicitamos a los compañeros de todas las unidades intervinientes que, como siempre, actuaron de forma exquisita y profesional para restablecer el orden y la legalidad, a costa incluso de su propia integridad física, y deseamos la pronta recuperación de los diez policías pertenecientes a dichas unidades, heridos durante los enfrentamientos, así como exigimos que caiga todo el peso de la Ley sobre estos verdaderos “terroristas callejeros” que aprovechan cualquier excusa para provocar el caos y la destrucción, incluso la luctuosa muerte de un hombre por causas naturales y al que, los mismos policías a quienes estos descerebrados odian, intentaron salvar la vida.

Madrid, 16 de marzo de 2018

Ver en PDF

(Visited 6 times, 1 visits today)