La D.F.P. obvia las recientes sentencias con respecto a las entrevistas.

Son cada vez más numerosas las Sentencias de los Tribunales de Justicia en el ámbito contencioso-administrativo que señalan que las entrevistas personales deben ser una prueba encaminada a ​contrastar la idoneidad para el desempeño de un puesto de trabajo o categoría de los aspirantes al mismo. Fundamentan dichas sentencias que:

  1. La entrevista personal se configura como una evaluación psicológica ​a partir de los resultados obtenidos en los cuestionarios de información biográfica y de personalidad previamente realizados y sirve para corroborar o ampliar alguna información detectada en los mismos.
  2. La exclusión de un proceso en la entrevista personal debe estar justificada y explicada con un nivel de rigor y exigencia contrastada en el conjunto de las dos pruebas que suponen la misma, a saber, ejercicios de personalidad y entrevista.
  3. La motivación del juicio del tribunal calificador en ese sentido debe: expresar el material o las fuentes de información que les hacen emitir el juicio técnico, consignar los criterios de valoración cualitativa que utilizan para emitir el mismo y especificar las concretas razones por las que dichos criterios valorativos conducen a una concreta puntuación y calificación aplicada.

La última convocatoria de Comisario Principal, obviando todo lo anterior, vuelve a asentarse sobre idénticas bases que en anteriores convocatorias han llevado a los Tribunales a fallar en contra de la Dirección General de la Policía, configurando la entrevista personal como una prueba autónoma y excluyente, lo que nos hace temer que las recientes sentencias no sean las últimas en ese sentido.

Madrid, 05 de diciembre de 2018

El Comité Ejecutivo

Ver en PDF

(Visited 83 times, 1 visits today)