Inicio Información SindicalActualidad Sindical El Sindicato Profesional de Policía exige que los políticos dejen de utilizar a la Policía Nacional para sus intereses.

El Sindicato Profesional de Policía exige que los políticos dejen de utilizar a la Policía Nacional para sus intereses.

por jolucoba62

Polémicas en la Embajada de Méjico en Bolivia y con la llegada de la Vicepresidenta de Nicolás Maduro a Madrid.

El Sindicato Profesional de Policía exige que los políticos dejen de utilizar a la Policía Nacional para sus intereses.

–    Exigimos respeto institucional a la Policía Nacional.
–    Pedimos que no se interfiera en la actividad profesional de los mandos de la Policía Nacional.
–   Reclamamos mejores sistemas de provisión de puestos de trabajo para que los mandos tengan más seguridad.

Madrid, 1 de febrero de 2020.- ​ Ante los acontecimientos ocurridos hace unas semanas en la Embajada de Méjico en Bolivia y hace unos días con motivo de la llegada a España de la política venezolana nombrada vicepresidenta por Nicolás Maduro, el ​Sindicato Profesional de Policía, mayoritario en las escalas de mando de la Policía Nacional, quiere poner de manifiesto su rechazo a cualquier utilización de la Policía Nacional por parte de los políticos, tanto si son del Gobierno de la Nación y de los partidos que lo sostienen como si son de los partidos de la oposición.

Dado que no se trata de episodios aislados y ante el hartazgo que supone ver cómo, en los medios de comunicación y redes sociales, los políticos no tienen ningún tipo de reparo en atacar a profesionales de la policía sin tener antes información veraz y en utilizar a la Policía Nacional de forma frívola, nos vemos obligados a reclamar respeto institucional. Les sugerimos que se dediquen de una vez por todas a impulsar medidas que permitan mejores retribuciones para los policías, más medios y mejores instalaciones.

Demandamos que no haya interferencias políticas en la actividad profesional de los mandos de la Policía Nacional. Y no solo en situaciones como las antes mencionadas. También en el día a día de muchos mandos que ven cómo el o los políticos de turno, no dudan en dirigir mensajes incluso amenazantes para que aquellos actúen de determinada manera. Si los mandos actúan bien o mal solamente deben ser juzgados por los cauces internos ya previstos y en última instancia por los órganos judiciales.

Nos mantenemos firmes también en la reclamación que llevamos años realizando de que se dote de mucha más seguridad y estabilidad a los mandos en todos los ámbitos, mediante unos sistemas de provisión de puestos de trabajo más acordes con la necesaria profesionalidad con la que deben tomar sus decisiones. Son ya demasiados años sin avances.

Ver en PDF

Afiliados