Con carácter extraordinario y convocada en tiempo y forma, se ha celebrado la reunión del Pleno del Consejo de Policía, que ha estado presidida por el Ministro del Interior, D. Fernando Grande-Marlaska Gómez y con la asistencia y participación de todos los sindicatos representativos del Cuerpo Nacional de Policía a excepción del sindicato que había presentado el conflicto colectivo; la reunión se ha desarrollado a tenor de lo establecido en el siguiente ORDEN DEL DÍA:

Punto Primero.- Tratamiento de la Declaración de Conflicto Colectivo de Trabajo presentada por el sindicato Justicia Policial (JUPOL)

Tratamiento de la Declaración de Conflicto Colectivo de Trabajo presentada por el sindicato Justicia Policial (JUPOL)

Como hemos referido en la introducción de esta circular, sorpresivamente, el sindicato JUPOL no ha asistido al Consejo de Policía extraordinario presidido por el Ministro del Interior y en el que se tenía que haber tratado la declaración de conflicto colectivo de trabajo presentada por ellos mismos. Es cuanto menos curioso y llamativo que el día en el que se deberían haber pronunciado sobre su posición en la ejecución de los 247 millones de euros asignados al ejercicio 2020 y sobre el porcentaje de reparto de esos 247 millones que nos corresponde a los policías nacionales, hayan decidido ausentarse bajo excusas peregrinas. Nosotros no vamos a calificar su ausencia. Vosotros, compañeros y compañeras, sois lo que debéis sacar vuestras propias conclusiones sobre esta falta de consideración hacia el máximo órgano de representación de la Policía y sobretodo hacia todos vosotros.

En nuestro turno de palabra, le manifestamos al Sr. Ministro que el SPP no tenía por costumbre decir nada cuando son otras organizaciones las que declaran conflicto colectivo frente al Ministerio del Interior porque entendemos que es una cuestión que afecta a la organización en cuestión y a la Administración, pero en esta ocasión si queríamos manifestar brevemente una serie de cuestiones toda vez que las mismas van íntimamente relacionadas con las reivindicaciones que hoy aquí se plantean.

En primer lugar, dijimos que no estábamos en absoluto de acuerdo con el conflicto colectivo que hoy se trataba porque creemos que existen otras fórmulas, las de la negociación y el diálogo, para intentar dar solución a los problemas. Evidentemente, compartimos algunas de las cuestiones que en él se plantean, cuestiones por las que lleva luchando esta organización durante mucho tiempo. Nos estamos refiriendo, por ejemplo, al pago de las horas extraordinarias o a las compensaciones económicas por asistencias a juicio. Pero hay otras muchas que requerirían del Gobierno un esfuerzo económico destinado a paliar deficiencias que sufrimos día a día todos los que conformamos la Policía Nacional. Algunas de estas reivindicaciones son la actualización de las dietas de alojamiento y manutención y de la indemnización de residencia y gastos de viaje que están absolutamente desfasadas y no son acordes ni con las necesidades reales de los funcionarios ni con los precios de los establecimientos; la mejora en la dotación de medios materiales y la mejora de las infraestructuras. Muchas comisarías están obsoletas, con graves carencias que deben ser corregidas y además es precisa la construcción de otras nuevas; la necesidad urgente de un nuevo catálogo de puestos de trabajo que facilite una mejor gestión de los medios personales y que no sea necesario hacerlo a coste cero; o la implementación de complementos de territorialidad en regiones policiales (Cataluña y Baleares, por ejemplo) que incentiven la llegada de nuevos policías y frenen el sangrado actual del personal que a ellas van destinados. Como decimos, estos son algunos de los ejemplos de medidas que requerirían un importante incremento presupuestario para la Policía Nacional.

Y, en segundo lugar, nos referimos a la llamada equiparación salarial que parece ser la base del conflicto colectivo tratado. A nosotros nunca nos gustó ese término, no por no ser justo sino por lo complicado que iba resultar comparar retribuciones puesto a puesto entre cuerpos tan distintos y asimétricos, como así se ha demostrado en el informe de la consultora contratada a tales efectos. Nosotros, desde el principio, preferimos hablar de dignidad salarial y profesional, pero parece que al final el de equiparación salarial ha sido el que más aceptación ha tenido por todos. Tenemos un acuerdo firmado y cuando se firmó era el mejor acuerdo posible. Lo dijimos entonces y lo decimos ahora. Sus cláusulas son adecuadas para conseguir la dignidad salarial en la Policía Nacional. Pero para ello es necesario avanzar en el desarrollo de todas y cada una de ellas. Y creemos que es necesario avanzar sustancialmente, principalmente en cuatro cuestiones:

1.  Obteniendo el compromiso real y por escrito del Gobierno para que se garantice el pago del tercer tramo y este se haga conforme a las funciones y responsabilidad de cada una de las Escalas y Categorías del Cuerpo.

2.  Activando de manera urgente la cláusula tercera del Acuerdo y se pongan en marcha las herramientas de reingreso del personal de Segunda Actividad sin destino al servicio activo, así como la incorporación a los próximos presupuestos generales del estado de los 300 millones de euros que iban destinados en el Acuerdo a incentivar este reingreso.

3. Exigiendo al Gobierno el inicio de los trámites para la elaboración de una ley de retribuciones que incluya, entre otras cuestiones:

–  Blindar los complementos específicos de la Policía Nacional para que nunca estén por debajo de los de los Mossos.

–  Modificar la ley de clases pasivas para que los funcionarios de la Policía Nacional acogidos a esta ley vean incrementadas sus pensiones de jubilación.

–    Desarrollar la Ley General de la Seguridad Social para que la jubilación de los policías nacionales acogidos a este otro sistema vean incrementadas sus pensiones.

–   Modificar la Ley de Régimen de Personal para mejorar sustancialmente las retribuciones de los policías nacionales en segunda actividad sin destino.

4. Respetando de forma total y absoluta los porcentajes de reparto de los 247 millones de    euros asignados al ejercicio 2020 y que este sea proporcional al número de efectivos existentes en la Policía Nacional y la Guardia Civil.

En definitiva, que queremos que se desarrolle el Acuerdo suscrito el 12 de marzo de 2018 entre el Ministerio del Interior y los sindicatos de la Policía Nacional y las asociaciones de la Guardia Civil en toda su extensión y no se limite a la ejecución del núcleo central del mismo, esto es ejecución de los 807 millones de euros en él recogidos.

En su réplica, entre otras cuestiones, el Sr. Ministro dijo que le hubiera gustado conocer en el día de hoy la postura de JUPOL con respecto a la ejecución del tercer tramo, a la vez que mostraba su compromiso total y absoluto con la ejecución del tercer tramo a la mayor brevedad posible, en todo caso antes del mes de abril del año 2020.

Manifestó que lamentablemente otra serie de pretensiones allí planteadas, refiriéndose claramente a la cláusula octava que recoge que “El Ministerio del Interior impulsará las medidas legislativas que sean necesarias para garantizar que en el futuro no se pueda producir una disfunción salarial entre las policías que realicen las mismas funciones”, no podrían abordarse hasta que no hubiera un Gobierno en plenitud, pero que se comprometía a ponerse a trabajar en ellas inmediatamente si seguía de Ministro del Interior tras las elecciones generales de noviembre.

También hizo mención en su intervención al Plan de Infraestructuras y Equipamientos puesto en marcha por el Gobierno así como al incremento de la oferta de empleo público que había supuesto 1500 policías nacionales más.

Finalizó el Director General para anunciar, en cumplimiento de la cláusula tercera, la reactivación de la mesa de trabajo para el reingreso al servicio activo desde la situación de segunda actividad sin destino para la segunda quincena del mes de noviembre.

En fin, compañeros y compañeras, seguiremos trabajando para que nuestras retribuciones cada día esté más cerca de las de otros operadores de seguridad con menores competencias funcionales y territoriales.

Un saludo.

Madrid, 11 de octubre de 2019

LOS VOCALES DEL CONSEJO DE POLICÍA