40 años de Sindicalismo Profesional Policial

Ayer domingo, veinticinco de febrero, queridos amigos y compañeros hizo cuarenta años que un puñado de policías, con determinación y coraje a partes iguales, firmaron un documento por el que se constituía la Asociación Profesional de Funcionarios del Cuerpo General de Policía, semilla de lo que es hoy nuestro Sindicato, el Sindicato Profesional de Policía.

 Este acto,  en una España que no tenía siquiera Constitución y bajo el paraguas precario de un par de decretos que autorizaban su creación, fue la esencia de lo que hoy somos: luchadores que buscan una policía mejor.

 Gracias a Javier, Jose Antonio, Víctor, Enrique, Ramón, Adelardo, Eusebio, Pascual y todos los demás compañeros que firmaron el acta fundacional y que con su gesto introdujeron un soplo de cambio en una sociedad que despertaba y emprendía un viaje que se antojaba ilusionante e incierto.

 Con todo por hacer en aquel tiempo echaron a andar y en el camino recorrido hasta hoy, en que los que aquí estamos hemos recogido su testigo, aquellos compañeros cosecharon victorias, probaron el sabor amargo del fracaso, celebraron batallas ganadas y renegaron por injusticias, como hoy.

 Cuarenta años hace de una policía dividida entre militares y secretas, de jornadas maratonianas donde los derechos laborales no se habían convertido siquiera aún en quimeras y los sueños empezaban a forjarse con aires de cambio sencillamente porque lo posible podía ser cierto.

 Cuarenta años hasta hoy en que queda tanto por hacer, con precariedad en los sueldos, con medios insuficientes, con instalaciones obsoletas… con problemas que, quien puede, sistemáticamente se empeña en no querer afrontar como los procesos selectivos, el catálogo de puestos de trabajo, la segunda actividad…

  Desde entonces hasta hoy seguimos en la lucha y  si algo aprendimos de  ellos fue que la determinación, el coraje y el empeño no es patrimonio de nadie, sino de todos los que formamos esta gran familia y de los que nos ponemos cada día al servicio de la pasión que es servir a los que sirven.

Por otros cuarenta años de lucha sindical.

Viva el SPP.

Ver en PDF